El secretario general de UPA Granada, Nicolás Chica, exige la reparación de esta importante infraestructura agraria para los agricultores y ganaderos de la zona y afirma que el camino de servicio de la A-92 favorecerá la cohesión del territorio y mejorará la rentabilidad de las explotaciones, además de evitar las múltiples averías y constantes retrasos laborales que genera el mal estado de la vía.

Tractorada con un importante respaldo social.

Doscientos tractores y vehículos agrícolas convocados por UPA Granada han reclamado hoy a la Junta de Andalucía la reparación urgente del camino de servicio de la A-92. Una importante infraestructura completamente abandonada y en pésimo estado y que, sin embargo, es muy utilizada por los agricultores y ganaderos de la zona. El secretario general de UPA Granada, Nicolás Chica, afirma que su reparación, con la renovación del pavimento y la limpieza y adecuación de las cunetas, permitirá que los agricultores puedan realizar su actividad y el transporte de sus cosechas sin dificultades insalvables, sobre todo considerando que no existe otra vía alternativa. Y adelanta que, si en un mes, tal y como se ha comprometido el delegado de Fomento, no comienzan las labores de reparación, volveremos a salir a la calle.

“La mejora de esta infraestructura favorecerá la cohesión del territorio y mejorará la rentabilidad de las explotaciones y, por lo tanto, la renta de agricultores y ganaderos. Una mejora que los usuarios podremos comprobar desde el primer momento, especialmente porque se reducirán los retrasos de tiempo en el transporte y, sobre todo, se evitarán nuevas averías en los vehículos”, explica Nicolás Chica.

UPA Granada recuerda que los caminos de servicio de la A-92 han sufrido un progresivo deterioro desde hace tiempo, especialmente entre los cruces de acceso a Láchar y Moraleda de Zafayona, un problema añadido al tratarse de una vía funcional con consideración de bien de dominio público y muy utilizado por los agricultores y ganaderos de la zona que aseguran la ordenación de los accesos y la continuidad del recorrido para los vehículos como tractores y maquinaria agrícola cuya circulación por la autovía está limitada.

Como consecuencia de la ausencia de mantenimiento, el camino de acceso se hace impracticable en determinadas épocas. “Firme en muy mal estado, con barro y zonas inundadas, sin cunetas o con nula conservación de las que existen, con drenajes insuficientes. Además, el asfalto desaparece y se crean socavones imprevisibles; los vados están demasiado deteriorados y se convierten en obstáculos a esquivar; la vegetación invade y coloniza no solo las cunetas, impidiendo la evacuación de aguas, sino también las vías de rodadura. Son problemas muy preocupantes que impiden a los agricultores y ganaderos el normal transporte de sus productos”, explica Nicolás Chica.

El secretario general de UPA Granada recuerda que, precisamente en esta zona entre Láchar y Moraleda de Zafayona, “se concentra buena parte de la actividad agraria de la Vega de Granada, intensamente cultivada, con múltiples producciones de alto valor tanto hortícolas (espárrago, alcachofa, sandía, etcétera) como cerealista, forrajera, arbórea y explotaciones ganaderas, con la consiguiente existencia de una potente industria agroalimentaria entorno a este tramo de la A-92″.

De ahí que Nicolás Chica insista en reclamar a la Junta su reparación urgente porque “es la única vía para transportar las producciones y su deterioro y falta de conservación está ocasionando continuos trastornos a los agricultores y ganaderos, que no tienen otro medio de acceder a sus explotaciones, además de generar frecuentes averías y deterioros en los vehículos”, concluye Nicolás Chica.

Abrir chat