Catastrófica campaña de cereales, con una reducción del 72% en el secano de la zona norte de la provincia de Granada.

El secretario general de UPA Granada, Nicolás Chica, explica que las comarcas de Baza y Huéscar son las más afectadas por la notable disminución de cosecha y por el bajo precio en origen de 23 céntimos por kilo, lo que está llevando a muchos agricultores a cambiar el cultivo de los cereales por el almendro.

Reducción de hasta un 72% en el secano

Una cosecha catastrófica que se reduce hasta un 72 por ciento en el secano y, especialmente, en la zona norte. Así califica UPA Granada la situación actual del cultivo de cereales, con apenas 200 kilos por hectárea cuando el año pasado se alcanzaron los 1.100 kilos.

Las comarcas de Baza y Huéscar son las más afectadas

El secretario general de la Organización, Nicolás Chica, explica que las comarcas de Baza y Huéscar son las más afectadas por la notable disminución de cosecha debido, sobre todo, a la adversa climatología por falta de agua y unas lluvias a destiempo, cuando ya era demasiado tarde y el daño estaba hecho.

“Nos encontramos ante una campaña ruinosa, con una drástica reducción productiva y un precio en origen de pena, solo 23 céntimos por kilo. Un nuevo perjuicio para los agricultores de nuestra provincia, que no paran de recibir disgustos
este año”, afirma Nicolás Chica.

La climatología y los bajos precios en origen son el principal problema

El secretario general de UPA Granada no achaca el problema de la disminución de cosecha de cereales solo a la climatología. También el bajo precio en origen juega un papel fundamental para que numerosos agricultores estén cambiando el cultivo de cereales a almendro. “Es un precio de ruina para el trigo blando. Además, la diferenciación no se paga, puesto que los agricultores que tienen ecológico reciben el mismo precio que si fuera convencional. La razón, la posibilidad de alimentar al ganado ecológico con cereales convencionales. Y eso lleva a un radical cambio de cultivo, porque los cerealistas no ven futuro en sus campos”, concreta Nicolás Chica.

Ante esta situación, UPA Granada vuelve a hacer un llamamiento a los agricultores para que aseguren sus cosechas. “Los seguros agrarios son y serán cada vez más necesarios si los agricultores y ganaderos quieren garantizar la renta de sus explotaciones en caso de catástrofes meteorológicas como la sequía que estamos atravesando y que perjudica notablemente a los cereales con estos bajos rendimientos que se traducen en reducción de cosecha en el secano. Es fundamental la contratación de pólizas y animamos a los agricultores a que estén asegurados en Granada”, señala Nicolás Chica.

Abrir chat