UPA Granada denuncia que, a pesar de la buena producción y la demanda, los compradores están especulando y desplomando los precios de los cítricos en origen, lo que está obligando a los citricultores granadinos a dejar el fruto sin recoger, o a arrancar los árboles.

Granada, 10 de febrero de 2021.

La organización agraria UPA Granada denuncia los bajos precios en origen que están padeciendo los citricultores granadinos, concretamente aquellos que concentran su producción en el Valle de Lecrín. Hace tres semanas, esta misma organización ya ponía de relieve las dificultades que atravesaba el sector de los cítricos en Andalucía debido a unos bajos precios que no están permitiendo a los agricultores cubrir los costes de producción y de recolección.

La campaña de cítricos 2020/21 comenzó un poco tardía para la naranja en el mes de noviembre, con unas expectativas muy positivas en cuanto a comercialización. Y es que, desde finales de la pasada campaña, se percibió un aumento en el consumo de cítricos por valorarlos la población como productos beneficiosos frente a la Covid-19, dado su alto contenido en Vitamina C.

En el inicio de la presente campaña, había buenas perspectivas de ventas y se pre formalizaron muchos contratos entre productores y compradores en Andalucía, para asegurarse parte de la producción. En contra de los bajos precios que han venido soportando los citricultores en las últimas cinco campañas, todo parecía apuntar a que las cotizaciones serían más altas y que se mantendrían más o menos estables.

De hecho, así se pudo ver en noviembre y diciembre, con precios para las naranjas de la variedad Salustiana que se han movido en la horquilla de los 0,26-0,29 €/kg. entre noviembre y la primera semana de enero, según datos del Observatorio de Precios de la Junta de Andalucía. También la naranja Navelina se ha movido entre los 0,22 y 0,25 €/kg. En el caso de la variedad Late, el precio en origen se ha posicionado hasta los 0,38 €/kg.

Pero este leve respiro para los precios, se ha visto truncado. En la zona cítrica de Granada, ni los frutos ni la producción se han visto perjudicados por las heladas de hace unas semanas, como ha pasado en otras zonas de Andalucía. Sin embargo, los citricultores granadinos han visto caer los precios en las últimas semanas de manera estrepitosa. Así, el precio del limón ha descendido a 0,6 €/kg, y la naranja, a 0,12 €/kg. de media. Hay que tener en cuenta que, solamente en los costes de recolección, ya se van 0,7 €/Kg., y eso sin contar con los demás costes productivos.

limones árbol

Según el Secretario General Nicolás Chica: “con semejantes cotizaciones tan ruinosas, los agricultores no están teniendo otra alternativa que dejar los frutos sin recoger o, directamente, optan por arrancar los árboles para dedicar su explotación a otros cultivos que puedan resultar más rentables”. Los citricultores llevan años soportando una falta de rentabilidad continuada, con el deterioro que supone para el tejido socioeconómico de la zona. Y, en muchos casos, están reduciendo la superficie y el sector dedicado a los cítricos en la provincia de Granada, lo cual también es muy negativo en una comarca tradicionalmente dedicada a los árboles frutales, y donde es necesario mantener la economía para evitar su empobrecimiento y despoblación.

Desde UPA Granada, destacan también que el cierre y las restricciones aplicadas al canal Horeca derivados de la crisis sanitaria por Covid-19, están siendo un inconveniente para el sector de los cítricos, pues la rotación de productos está siendo menor.

Desde la organización agraria defienden que no hay razones objetivas para desplomar los precios de los cítricos, es fruto de movimientos especulativos. Y, a ese desbarajuste en los mercados, también contribuye la entrada masiva de naranjas procedentes de terceros países como Marruecos o Turquía. En cuanto a este último país, preocupa al sector que en el producto importado se han detectado niveles de plaguicidas por encima de los permitidos a nivel europeo, e incluso presencia de sustancias prohibidas en el marco comunitario. Por otra parte, también repercute la entrada de limón destinado a industria de países como Sudáfrica, en condiciones desleales y precios con los que nuestro sector no puede competir.

Nicolás Chica hace un llamamiento a las autoridades comunitarias para que protejan lo nuestro y hagan valer el Principio de Preferencia. Tampoco es tolerable que se exija tantos requisitos a nuestros agricultores, y que luego se permita la entrada de productos que no cumplen la normativa, por tanto, hay que exigir que se cumpla el Principio de Reciprocidad.

Por último, en cuanto a precios en origen, es absolutamente necesario que las administraciones hagan cumplir la Ley de Cadena Alimentaria, para que los precios de los contratos se respeten y se referencien unas cotizaciones que cubran los costes de producción de los agricultores.

Para más información: Nicolás Chica, secretario general de UPA Granada: 605 87 48 86.

Abrir chat